Saltar al contenido

¿Qué hamaca de bebé comprar?, las tres marcas insuperables

23 julio 2020

La hamaca de bebé es un artículo práctico y cómodo, pues proporciona un lugar seguro mientras los padres pueden dedicarse a otra tarea y, a la vez, contribuye al desarrollo de habilidades motoras. Son un lugar ideal de descanso durante el día, sobre todo en las siestas, e invitan también al juego. Con todo, es recomendable tener una en casa, ¿Pero cuál?

Para escoger una, hay que partir del tamaño y el peso que son capaces de soportar, por ejemplo, hasta 13 o hasta 18 kilos.

Por lo general, duran de 0 a 2 años, pero su uso se podrá prolongar si se transforma en otro objeto, como un sillita.

Otro elemento destacable son las funciones: las velocidades de balanceo o el balanceo natural no motorizado, las canciones y sonidos, las vibraciones o el respaldo reclinable en varias posiciones.

Aun teniendo muchas funciones, no será práctica si no presenta facilidad de montaje, uso y limpieza, luego este también es un criterio interesante a la hora de elegir una: si es plegable o tiene acolchado lavable a máquina, el modelo estará mejor posicionado a la hora de comprar.

También es recomendable mirar los accesorios: arco de juegos, cojín reductor o pilas si tiene motor. La seguridad, el precio y el diseño son otros elementos que decidirán la compra.

Considerando todo lo anterior, tres marcas que suelen cumplir bien las expectativas son Babybjörn, Fisher Price y Chicco, así que merece la pena profundizar en ellas a modo de comparativa.

 

Hamaca Babybjörn, ergonomía y sofisticación

La gran ventaja de una hamaca Babybjörn es su ergonomía: se adaptan plenamente a la fisionomía del bebé para proporcionarle un lugar ideal de descanso mientras padres y madres pueden dedicarse a otras tareas. Son fáciles de usar y tienen una estructura ligera, de manera que no ocupan mucho espacio.

La marca tiene productos duraderos y de muy buena calidad, además de unos diseños que se alejan de lo infantil (dibujos y colores estridentes o pastel). Todas estas ventajas hacen que muchos consumidores crean que merece la pena pagar su precio, que suele estar por encima de la media.

Uno de los mejor vendidos es el modelo Bliss con balanceo natural que no necesita pilas, de manera que es el bebé quien se mueve para ejercitarse y desarrollarse. Tiene tres posiciones de reclinado para jugar o descansar.

Se puede usar de los 0 a los 2 años (hasta 13 kilos y 53 cm), y tiene un sistema de sujeción con forma de triángulo fácilmente abrochable con botones. Es plegable para ocupar aún menos espacio y los textiles se pueden lavar a máquina, lo que también facilita su uso.

En cuanto a diseño, es sencillo, sin estridencias y disponible en varios colores: gris claro, gris oscuro, rosa palo, melocotón, azul y negro. Cabe destacar también que puedes optar por la tela de algodón o por la malla, aunque está última opción no tiene tantos colores disponibles.

El diseño es, precisamente, una de las diferencias más destacables con Fisher Price y Chicco, que sí optan por modelos más infantiles. Las de Babybjörn son hamacas más ligeras y sofisticadas, pero también son más caras que los modelos de las otras dos marcas, y por los accesorios hay que pagar aparte.

La hamaca tiene miles de valoraciones en los grandes mercados online, con una nota media de sobresaliente. Gusta por su ligereza, elegancia, ergonomía y calidad.

 

Hamaquita de bebé Fisher Price, un amplio y divertido catálogo

Uno de los aspectos positivos de Fisher Price es que tiene un catálogo bastante amplio. Algunas de sus hamacas son sumamente versátiles, pues tienen varios usos y traen los accesorios que se suelen considerar imprescindibles sin incremento en el precio, como el arco de juegos.

Hamaca Fisher Price

La variedad abarca también el tipo de hamaca, variando significativamente su estructura: de las compactas como Crece conmigo Deluxe a otras más voluminosas como la multiposiciones, pasando por una mecedora que es ligera.

El catálogo es comparable al de Chicco y bastante más amplio y asequible que el de Babybjörn, pues Fisher Price pertenece a la gama media. También varía el diseño: las hamacas de esta marca son las que más optan por diseños infantiles y estridentes.

Así se puede constatar en uno de sus diseños destacados: la hamaca Chicco. Aguanta hasta 18 kilos, tiene balanceo con vibración para inducir al pequeño al sueño, lo que suma a su reclinado hasta en tres posiciones. Tiene barra de juegos, pero lo más significativo es que puede convertirse en sillita fija con patas desplegables. Alargar su vida útil también es sencillo por su facilidad de uso y mantenimiento: su acolchado se puede lavar a máquina.

No alcanza la popularidad de la Bliss de Babybjörn, pero esta hamaca Fisher Price de diseño de animales y colores muy vivos, gusta por su versatilidad y sus buenos acabados, a prueba de tirones y movimientos. Del arco de juegos cuelgan unos monos que suelen llamar mucho la atención de los bebés.

 

Sillita de bebé Chicco, la relación calidad-precio

La ventaja de una hamaca Chicco es el precio asequible que poseen en relación a la calidad de los materiales, acabados y la versatilidad de sus productos. La horquilla se encuentra entre los 69 y los 89 euros por lo general, lo que dependerá del establecimiento. Además, son hamacas bastante completas y versátiles.

El catálogo no es tan amplio como el de Fisher Price, pero sí más que Babybjörn. Y sus precios suelen ser más asequibles que los de estas dos marcas, pese a que se trata de hamacas de calidad, que vienen con todo y que Chicco es una marca reputada y bien valorada. Además, los diseños son más discretos que los de Fisher Price, pues siguen una línea clásica con colores pastel que se aleja también de las hamacas Babybjörn.

Una de las más vendidas es la marca Chicco Hooplá, con cuatro posiciones de reclinado y sistema balancín, aunque también puede usarse de manera fija con patas. Viene con cojín reductor extraíble que permite que el bebé se adapte mejor los primeros meses, y la barra de juegos es deslizante. Resulta muy compacta, se pliega y se transporte fácilmente gracias a las asas, luego puede durar bastante tiempo. Y es que también se convierte en una silla cómoda para cuando el niño pueda sentarse y levantarse solo. Además, aunque los textiles no se pueden retirar para lavar, a excepción del cojín reductor, se seca rápido.

Aglutina bastantes opiniones y una valoración media alta, lo que tiene que ver con su facilidad de uso y con lo cómoda que resulta para el bebé, según algunas opiniones a las que hemos tenido acceso.

En definitiva, la hamaca de bebé es un artículo útil, práctico y cómodo. Ten en cuenta los factores que indicábamos al inicio para escoger bien y que Babybjörn, Fisher Price y Chicco son marcas bien valoradas.